La belleza de un barco de pesca saliendo por la bocana de un puerto rodeado de gaviotas a la hora del crepúsculo, siempre me ha llenado de emoción y sensaciones de soledad. Esta tarde no he podido evitar filmarlo.