1. CONFUCIONISMO (VII aC)

Gustavo A. Reque 8º Dan RFEK

 

El culto y la adoración a los antepasados procede claramente de confucionismo.

El culto al cielo relacionado con el Emperador es un elemento de importancia en esta filosofía. El Emperador Mikado contemporáneo de Confucio era llamado Hijo del Cielo y era el mediador entre el cielo y los hombres.

 

La practica del confucionismo  (Ren) implicaba que las virtudes de la “lealtad” y la “compasión“ eran fundamentales. Los gobernantes que seguían estos principios podían practicar justicia y buenos principios que se denominaban Yi.

 

El hombre que practicaba las virtudes del Ren, era un Junzi, es decir, un hombre superior que se oponía a los plebeyos Shunin, pero no considerando esta superioridad social, sino moral.

 

PENSAMIENTOS CONFUCIONIANOS

 

“Pensar sin estudiar es errar al azar”

“Se puede obligar a un pueblo a que obedezca, pero nunca a que comprenda”

 

Los tres monos:

  • El que habla mucho se pierde en disputas,

el que oye mucho, se pierde en equivocaciones,

  • el que ve demasiadas cosas, no ve nada.

 

La escuela de Confucio estaba basada en charlas y comentarios.

 

  • YU: expertos en ritos y ceremonias. Confucio fue el YU mas grande.

 

  • “Si la alfombra no estaba bien colocada, no se sentaba”

 

  • El enseñó a discípulos que habían buscado respuestas previamente mediante la observación de sí mismos.

 

  • “Cuando expongo ¼ de un asunto y el alumno no sabe hallar lo restante, ya no me esfuerzo en aleccionarlo”.

 

  • Muere a los 73 años. Estas son sus últimas palabras:

 

“No aparece ningún soberano sabio y no hay imperio que quiera hacerme su maestro. Ha llegado la hora de morir”.

Se retiró solo a una habitación y murió en 7 días.

 

FILOSOFIA

“Observa lo que el hombre tiene de bueno e imítalo”,

“Observa lo que el hombre tiene de malo y evítalo”.

 

“El sentido de todo aprender es la practica”.

 

La VIRTUD mal entendida: “Si no se aprende con conciencia todo lo aprendido se transforma en confusión. Se pierden las virtudes”.  Confucio abogaba a los gobernantes a enseñar a fomentar las virtudes y la moral, no las leyes.

 

  • La sinceridad se transforma en grosería, (decir a una mujer gorda ¿de cuantos meses estás?)
  • La valentía en desobediencia, (acciones físicas excesivas; mortales si fallas),
  • La constancia en caprichoso empecinamiento, (clavar clavos con las manos)
  • La humanidad en estupidez, (los árboles sienten)
  • La sabiduría en confusión, (los perros son personas)
  • La veracidad en ruina, (descubrir al enemigo tus debilidades, “estoy cansado, no tengo recursos…)