Queridos amigos del mundillo del karate-do; tenemos en nuestras manos, en nuestro conocimiento y en nuestra vocación un poderoso ARTE que cumple con todos los requisitos para poder ser considerado como; un deporte que puede mantener la salud. Es la responsabilidad de los SENSEIS, que sintáis, que lo que enseñamos es beneficioso para la sociedad, que los trofeos, los méritos deportivos, las alabanzas ¡sí!, son gratificantes; pero la salud lo es más, es para toda la vida. Hace 550 años se dijo:

“Vence a mil hombres, ¡no vencerás a ninguno si no te vences antes a ti mismo!”

DECÁLOGO

1. EMPIEZA AHORA. No importa la edad que tengas; hay actividades físicas de todos los tipos: tengas dolores articulares, enfermedades, impedimentos físicos, poco tiempo, siempre encontrarás una modalidad adecuada. Andar, gimnasia, taichí, yoga, nadar, calistenia, programas adaptados a la edad, etc. Por convencimiento, yo recomiendo hacer Katas–do. “Mañana el cuerpo tendrá 24 horas menos de vida, y ¡no habrás aprendido ni un kata!”. Pacta con un poco de tiempo.

2. Cuando te hayas decidido a PACTAR CON EL TIEMPO, encuentra un deporte, una actividad física y realízalo a diario. Es muy gratificante vencer a alguien durante un rato, pero vencerte a ti mismo requiere coraje; cambia el concepto de “vencer a alguien por vencerte a ti mismo”. En poco tiempo, una o dos semanas aparecerá la rutina positiva, los protocolos, los resultados y…nuevamente la incansable, PEREZA. Te dirá cosas como, “pero qué haces haciendo esas tonterías”, “te vas a hacer daño”, “la TV tiene cosas más interesantes”, ”el sofá es cómodo y calentito”…Ahí es donde aparece la motivación. Solo hace falta un poco de memoria: “¿cómo estaba yo hace dos semanas?” Si pasas esa fase de dudas, la naturaleza hará el resto y la vida comenzará a ensancharse en los campos sociales, de salud y hasta competitivos.
Conozco gente que a los 85 años compite en Campeonatos de España de natación…esta persona es ciega, es mi hermano.
Pacta con un poco de tiempo.

84302762_2534050346843190_2887057280996474880_o

3. MANTENERSE ACTIVO. Una buena forma física, reduce los síntomas del envejecimiento. El abandono mental es un peligro al acecho de los mayores. Cuando el ánimo, el tono muscular, el nivel de actividad y las capacidades cognitivas disminuyen, los mayores entran en el circulo vicioso de la fragilidad y comienza una caída en cascada. Cuando se baja el ritmo de las actividades diarias, no se consume energía; lo que provoca que la persona no tenga apetito o tenga demasiado, por puro aburrimiento. Además, la persona se cierra y deja de comunicarse con los demás empeorando el estado general. Todo esto conduce a la desnutrición, la obesidad, la diabetes, el colesterol, a la perdida muscular y al aislamiento mental ¡Horror! .¿Qué podemos hacer?
Pacta con un poco de tiempo.

4. LOS QUEHACERES DIARIOS COMO EJERCICIO.
Los movimientos de la vida diaria, como caminar, limpiar la casa, un hacer la cama son ejercicios muy saludables. UNA CASA ES UN GIMNASIO. Solamente hace falta cambiar el concepto de “rutina fastidiosa y aburrida”, por el de “rutina gimnástica y divertida”. Siempre he pensado “la mujer vive más tiempo que el hombre”, ¿…no será porque ha trabajado más en casa, con los hijos, con las compras, la limpieza, con…el marido…? Pocos hombres son conscientes de que tienen en casa mujeres atletas que compiten diariamente, no en glamurosos Juegos Olímpicos, sino en Juegos Caseros. ¿Es hora de hacer pactos?…

5. EL EJERCICIO LIGERO DIARIO FORTALECE EL CUERPO Y LA MENTE.
Las rutinas de ejercicios matutinos son ideales para preparar el cuerpo para el día. Cualquier programa de ejercicios realizado durante 20 minutos es suficiente. Por la noche otros 20 minutos de ejercicios de suaves estiramientos descongestionaran las tensiones acumuladas durante el día.
Las katas de origen Naha con movimientos de brazos circulares lentos coordinados con la respiración son ideales.
Pacta con un poco de tiempo.

6. LA MENTE ES COMO UN MÚSCULO.
Una de las preocupaciones principales de los mayores es; la posible perdida de las capacidades mentales, memoria, coordinación psicológica. Los ejercicios mentales, a parte de los físicos, son imprescindibles. Por eso, nuevamente el pacto con la pereza, es fundamental. Diariamente hay que practicar EJERCICIOS MENTALES que impliquen la utilización de la memoria, la programación, la lógica, y la imaginación. Aprender una kata requiere una actividad psicomotriz muy importante.

Existen en la actualidad numerosas aplicaciones que ayudan a estos fines. Leer es importante, pero no es suficiente, puede aislar mucho, hay que leer, sí, pero después hay que contar, comunicar, intercambiar con otras personas lo que se ha leído, procesarlo, discutirlo, dar opiniones. Pregunta a alguien que haya leído un libro hace un mes y que te diga algo del contenido y que lo haga durante un minuto seguido. Os sorprenderéis al comprobar que la lectura sin comunicar lo leído es un pasatiempo. El aprovechamiento saludable de la lectura es poder contar después la esencia de lo que se ha leído. Esto es hacer “musculatura” mental, pero no mueves ni un músculo. Mirar la TV produce un estado de hipnosis, podrás tener a la vista un mundo entero virtual, pero seguirás sin mover ni un músculo. Mover la mente y no mover los músculos conducen a la atrofia física y mental.
Pacta con un poco de tiempo.

7. CAMINAR, SUBIR ESCALERAS Y… DOS SILLAS.
Andar es el ejercicio más simple que se puede realizar. Pero, se puede transformar en un ejercicio con muchos beneficios, solo hace falta hacer unas pequeñas variaciones para transformarlo en un magnífico ejercicio cardiovascular controlando los tiempos y periodos de tiempo a intervalos. Solo hace falta disponer de 20 minutos, un reloj y saber medir 30 segundos.

Técnica: Se empieza andando a ritmo normal durante un minuto; a continuación se acelera el paso andando (como si fueras a perder el autobús) durante 30 segundos; se regresa al ritmo normal durante otros 30 segundos y se repite otros 30 segundos de marcha rápida. Se repite esta FÓRMULA DE INTERVALOS durante 20 minutos y se acaba andando normalmente.
Este procedimiento se puede realizar, durante cualquier momento que necesite un desplazamiento, y se puede aumentar de intensidad subiendo y bajando escaleras. Prueba a subir rápido y bajar normal las escaleras de tu casa siguiendo este sistema y después te pregunto.

Una casa es un gimnasio, no hace falta vestirse de Bahamontes ni ponerse el bañador ni las mallas de Nureyev; cualquier mobiliario casero es suficiente para hacer gimnasia: con DOS SILLAS puedes hacer: tríceps, glúteos, femorales, cuádriceps, pectorales, abdominales, bíceps, dorsales, trapecios, psoas iliaco, lumbares, gemelos y tibiales, es decir, mover todos los músculos del cuerpo. O simplemente, sobre un suelo de un metro cuadrado, HACER KATAS.
Pacta con un poco de tiempo.

8. CONSTANCIA
Constancia implica firmeza y perseverancia en las decisiones que se mantendrán en el tiempo. La salud no es un asunto caprichoso o de última moda. No se puede estar un rato cuidando la salud y después abandonarla cansado de mantenerte sano. Al principio todo cambio extraña, cuesta esfuerzo, la tendencia del cuerpo es ir hacia la comodidad (zona de confort), pero si con firmeza se toma la decisión de AYUDAR A LA SALUD que la naturaleza te ha regalado, en poco tiempo subirás al pódium de la salud. Con un poco de perseverancia pronto se entra en la rutina y el camino se vuelve más fácil. La recompensa es grande.
Pacta con un poco de tiempo.

9. EMPIEZA POR UNA META FACIL Y, CUANDO LA ALCANCES, OTRA.
A diferencia de los animales irracionales, el ser humano necesita METAS para progresar. Me gusta la palabra “meta” como acrónimo de:
• M, de medible. Cuando te decidas por hacer algo, que sea medible; una distancia, un tiempo, una altura, unas repeticiones, etc.
• E, de específico, que la actividad elegida sea concreta.
• T, de tangible, que se pueda tocar, experimentar, sentir.
• A, de asequible, que esté dentro de nuestras posibilidades o capacidades.
Pacta con un poco de tiempo.

10. ELIGE UNA ACTIVIDAD QUE TE LLENE.
En la cultura japonesa existe la palabra “ikigai”, que expresa perfectamente los conceptos anteriormente descritos. Es una forma de vida. Se traduce como: UNA FORMA DE SER.
En esta tradición se dice que la clave de todo cambio que conduzca hacia la salud física y mental tiene que cumplir los siguientes puntos:
• Que lo elegido sea vocacional.
• Que se rellene esa vocación con información, cultura, estudios.
• Que sientas que lo elegido es útil para mejorarte a ti mismo y a la sociedad.
• Y, si además de cumplir con todo lo anterior, te pagan por ello, entonces podrás morir ¡sabiendo que lo has conseguido!

Estamos viviendo en una época hedonista donde la inmediatez impregna cada vez más la sociedad. Preservar la salud es cosa de mucho tiempo y el enemigo se llama pereza.

PACTA CON EL TIEMPO PARA VENCER A LA PEREZA.