ETIQUETA EN EL TATAMI

Gustavo A. Reque 8º Dan RFEK

 

El ritual de saludo de inicio y final de una sesión de entrenamiento de Karate–Do, debe considerarse como la parte que une a los alumnos habiéndolos sentir humildad, respeto y entrega plena a las enseñanzas. No es un acto religioso, ni sectario, y tampoco pretende nada proselitista. Se trata de un protocolo que focaliza la atención hacia los valores anteriormente descritos realizándolos con sencillez y armonía facilitando la consciencia del presente.

 

Distribución de los alumnos:

Mirando al kamiza:

 

  • KAMIZA: pared donde están los retratos de los maestros fundadores.
  • JOSEKI:  pared derecha.
  • SHIMOSEKI: pared izquierda.
  • SHIMOZA:  pared del lado más alejada del kamiza (fondo).

 

Dos formas de formar las filas:

 

1ª. El sensei se sienta mirando a los alumnos, dando la espalda al kamiza.

Los alumnos de menor grado se situarán, en el lado shimoza del tatami, de derecha a izquierda, y de mayor a menor grado.

Los alumnos de grado más alto, en el lado joseki y, según el rango,  se sentarán hacia el lado shimoseki.

El sempai se sentará en la línea más avanzada en la posición más a la derecha, lado joseki. En la forma más moderna, se sienta un poco por delante de los alumnos.

 

2ª. La forma más antigua considera la posición de la puerta de entrada al tatami.

Los alumnos de menor graduación se sientan en el lado más cercano a la puerta de entrada y los grados más altos lo más cercano al maestro y más alejado de la puerta de entrada.

Esta distribución era estratégica: en caso de ataque contra el Dojo, los alumnos de menor grado tenían que defender la puerta de entrada y los de más grado defendían al maestro. Los alumnos de menor grado, de ingreso más reciente al Dojo, eran considerados de menor confianza y la posición que ocupaban dependía, estratégicamente, para evitar traiciones. La seguridad del Dojo y del maestro eran reglas provenientes de los samuráis.

 

SALUDOS: Los comandos los realiza el sempai.

 

1º. Ritsu – rei: Saludo de pie.

 

2º. ¡Seiza!: Sentarse correctamente. Primero se mueve el pie izquierdo hacia atrás.

 

3º. ¡Mokuso!: Ojos cerrados. Pensar lo que se va a hacer.

 

4º. DOJO KUN: Recitación de los cinco preceptos. En el caso de que el sempai no pueda recitarlo en japonés, lo hará el sensei y lo traducirá el sempai.

 

5º. El sensei girará 180º hacia la izquierda. Mirando al Kamiza, el sempai dirá: ¡Shomen- ni- Rei! Se realiza la reverencia en silencio.

 

6º. El sensei girará hacia la derecha. Mirando hacia los alumnos, el sempai dirá:

¡Sensei -ni – Rei! Los alumnos podrán decir “Domo arigato gozai mashita” o “Arigato gozai mashita”.

 

7º. El sempai dice: ¡Otagai -ni- Rei! Los alumnos dirán, durante la bajada del tronco, “¡Ossu!” (se pronuncia, Oss).

 

8º. El sempai dice: ¡Kirisu!

Primero se colocan los pies sobre koshi (metatarsos), se adelanta el pie derecho, se continúa igualando con el pie izquierdo y se acaba en vertical con los pies en posición musubi dachi (pies en V).

 

9º. Una vez regresado a la posición inicial, se realiza un último saludo.

El sempai dice “¡Ritsu Rei! Y, acaba la ceremonia.

 

10º.  Ciertos maestros, entre los que me encuentro dan una palmada final al frente indicando que “¡hemos acabado!”. Yo lo hago como recuerdo grato a mi primer maestro Osawa Sensei (descanse en paz) del que recibí la auténtica conciencia del KI del Karate–Do hace 55 años.