El nombre del kata JION hace referencia a un templo, pero al existir más de cien templos con el nombre JION es difícil precisar a cual se refiere. El kata es largo y básico. Es uno de los “katas básicos” de la escuela Shotokan, por lo que se encuentra, junto a KANKU DAI, en la lista shitei de campeonatos obligando de esta forma a su realización. La F.E.K. recomienda su realización en exámenes de 1º y 2º DAN.

Es un kata largo y duro. Sus 47 movimientos no dan lugar a técnicas con las que un karateka se pueda lucir. El maestro Nakayama decía de JION que “tiene la harmonía de Buda y, a pesar de la templanza de sus movimientos, un espíritu fuerte.” Considero que se puede pensar de JION como “la heian de los katas superiores” ya que sus posiciones fundamentales, paradas, ataques y desplazamientos requieren de una sólida preparación de técnica fundamental. Es un kata en el que el karateka no puede esconder su falta de técnica fundamental y preparación física ya que sus movimientos más exigentes se encuentran precisamente al final del ejercicio.

Todo esto hace del kata un magnífico encuentro con el mundo de los katas superiores y la preparación de un examen de paso de cinturón negro. En un examen celebrado en Madrid (con inmensa mayoría de Shito Ryu) un JION bien realizado tiende a llamar la atención (para lo bueno y para lo malo). En resumen, a trabajar que con este kata no se regala nada.

Adolfo Reque Rydberg