Verdaderamente hace falta mucha fe, mucha disciplina, mucha tenacidad y sobre todo mucho trabajo para conseguir hacer maestría de un solo kata. Este trabajo sólo debe realizarse con gran seriedad o, en caso contrario, lo que estaremos haciendo es sólo mover energía como lo pueda hacer una hoya expres. Sin el espíritu que conlleva la realización de una kata, sólo estaremos practicando deporte. El deporte está muy bien y puede ser bueno para muchos aspectos relacionados con la salud y con la vida social. Como su propia palabra indica: “Deporte: deportar; de adentro hacia fuera”, no tiene como ultima y suprema finalidad el descubrimiento de la energía que nos recorre. Esta es la gran diferencia entre el Deporte y las Artes Marciales: El primero busca un objetivo externo y el segundo busca un objetivo interno –el objetivo está dentro de ti mismo. Lo importante no es si la flecha acierta de pleno en el centro de la diana o en cualquier otro lugar, la esencia auténtica de toda acción está en cómo se ha sentido el movimiento desde el principio al final. Llegará un día cuando uno sienta que es la misma flecha.

Al principio veíamos cómo la kata Bassai se elaboró para “romper cualquier defensa”, ahora podemos comprender un poco mejor cuál es el autentico sentido de esta frase: “Encontrar el camino para introducirse dentro de uno mismo”. “ Romper defensas” está relacionado con el concepto de “romper las defensas duras del cuerpo físico y los prejuicios de la mente ”.

Así pues, la kata Bassai, desarrollada por el maestro Matsumura y que originalmente se denominó Matsumura Passai Kata, es en realidad una forma de meditación en movimiento a través de la cual el iniciado puede abrir las duras defensas del cuerpo y romper los obstáculos de la mente racional para, algún día, después de muchos años de práctica dura y paciente: sentir durante un instante cómo esa energía fluye a través de ti y, sentir cómo esa energía es la misma que circula por todo el universo: el silencioso ki .

En el corazón de las katas esta encerrado todo el sentido del karate-do: como si el cuerpo viajara dentro de una carroza (katas), tiradas por caballos (Ki – Energía), que recorren un camino (Do), hacía un destino (Kimai) en el que, al final del viaje el ser puede manifestarse con total plenitud. En ese estado de conciencia te liberas del tiempo. Pero este es un tema para otros futuros escritos…

Final y gracias por vuestra atención.