(Click en la foto para verla grande)

Subida a La Concha 2006

Se ha celebrado la tradicional Subida a La Concha el 15-16 de julio por los miembros del Gimnasio ZEN de Marbella. Este año resultó ser una hazaña más dura de lo pensado. Durante el comienzo de la excursión ya se notaba que el calor reinante, las lesiones de algunas articulaciones y la falta de concentración que semejante esfuerzo requiere iban a mermar las fuerzas. La excursión transcurrió con normalidad aunque con un estado de nerviosismo acelerado, hasta los primeros escarceos con el tramo más exigente de la Subida a La Concha. En ese momento el incombustible sempai J. Bautista Pavón hizo caso de lo que le dijo su cabeza y decidió no jugarse la salud. Con toda la experiencia y sabiduría que le otorgan 15 ascensiones con el Gimnasio ZEN (no ha faltado a ninguna cita), él decidió hacer caso de esos «pequeños pinchazos» que más tarde se pueden convertir en un problema para él mismo y todo el grupo. El sempai Bauti se aseguró que todo el mundo estaba bien encaminado en La Subida, se quedó el último, le explicó al médico-escoba su tesitura y se fue de vuelta decepcionado. El resto del grupo continuó y, a medida que se corría la voz de la vuelta del sempai, se oían comentarios de admiración y valentía por los ejemplos de trabajo y esfuerzo de Bauti durante todos los años. Una vez arriba celebramos la conquista de la cima y comprendimos que nuestro sempai Bauti tomó la mejor decisión, ya que resultó ser una subida en la que las mochilas pesaban más que nunca y el sempai no quería perjudicar a nadie en esta excursión.

Una vez recuperados parcialmente, se disfrutó de un melón que subió un karateka, se brindó con «gasolina» que aportó otro karateka recién llegado de Santiago de Compostela y se procuró dormir algo pese al fuerte viento de levante reinante en la cumbre durante toda la noche. A la mañana siguiente los sempais al mando dirigieron la entrega de cinturones en La Concha y luego se descendió de las alturas por la Cruz del Juanar atravesando los bonitos bosques y esperando a los más rezagados.

Como siempre resultó ser una experiencia inolvidable y entrañable que repetiremos el año próximo.

Adolfo Reque
Gustavo Reque
Arturo Reque