Tres 5º danes

Buen año el 2019. ¡Qué gran orgullo ver que el trabajo, la constancia y sobre todo, mantener una ilusión que ha perseverado durante tantos años, se cristalice en tres quintos danes! Estos tres generales han vencido a la pereza, el aburrimiento de la vida, las múltiples ofertas que en la actualidad florecen bajo el logo “low cost”, las modas de los deportes de diversión, con “Go Pro” incluido, y sobre todo la humildad de lograr algo que solo te dará una satisfacción silenciosa.

Adolfo. Después de trabajar cada día 10 horas sin parar con pacientes que requieren para curarlos un gran esfuerzo físico y 100 km de carretera, a las ocho de la tarde se viste con el karategi, da una clase, llega a casa a las diez y repite lo mismo durante toda la semana, meses y años. Responsabilidad, trabajo y entrega. Es médico. Es mi hijo. Es un vencedor de la pereza. ENHORABUENA.

Kike. Después de reventarse la cabeza como director de Instituto, viene a entrenar con la entrega de un minero que baja al pozo donde sabe que está la libertad. Es del Entrego, un pueblo minero de Asturias. Sabiendo más karate que el que esto escribe ( pues sus maestros son, ni mas ni menos que: Rufo Fdez y J.L.Prieto), dice, OSS!!! a todo lo que instruyo, con devoción, entrega y respeto. Es un regalo para cualquier sensei. Es otro vencedor de la pereza. Pacta con un poco de tiempo. ENHORABUENA.

Y el tercero… Antonio ; respeto, admiración y asombro son tres sustantivos que definen a este karateka. Después de trabajar todo el día subido en un andamio; sacos de cemento, vigas de carga, paleta y ladrillos… viene a la clase y …como si nada, a darlo todo y más. Tiene un karate propio de aspecto rocoso, duro como una piedra y al mismo tiempo elegante y fino. Es Maestro albañil y ahora Maestro karateka 5º dan. Tiene toda mi admiración y respeto. Otro vencedor de la pereza. ENHORABUENA.