Envejecer debe ser sinónimo de juventud, pero con achaques. Una vez leí una frase que a modo de aforismo aseveraba lo dicho antes:

“El viejo debe estar en la juventud de su senilidad”

Frase muy cierta, que encierra mucha esperanza, pero que no se produce de manera automática, natural, sin esfuerzo. Las frases positivas encierran dos secretos, uno positivo y otro condicional. El positivo; suena muy bien; es alegre, reconforta, es esperanzador, y provoca medias sonrisas. El condicional; lo fastidia todo: depende de cada uno. Es lo opuesto a “la zona de confort”, pues son vallas que hay que saltar con esfuerzo…; se llama VOLUNTAD, CREER EN ALGO, ESFORZARSE EN ELLO. Pero; estas cualidades humanas tienen un enemigo común: la PEREZA.
Para que el aforismo anterior sea posible hace falta que el viejo no sea perezoso: tiene que tener voluntad para luchar contra la pereza; creer en algo y esforzarse para que mañana sea mejor.
Voy a escribir diez artículos “ANTIPEREZA”. Cada uno contendrá diez apartados. Son decálogos por medio de los cuales creo, estoy convencido, y puedo asegurar que se puede llevar una vida plena, larga, llena de alegrías y de emociones. Estar siempre en la “juventud de la senilidad”.
Es fácil situarse en la “zona de confort”, pero ésta es una zona llena de mullidas grasas y de falta de ilusiones y proyectos, que conducen irremediablemente a la perdida de movilidad física y psíquica.
Una vida sin ilusiones, proyectos y programas, es vivir muerto.

82486166_2523513367896888_5638529827507011584_o

Los artículos seguirán este índice:

1º. Alimentación

2º. Deporte o ejercicios

3º. Enfermedades

4º. Profesión

5º. Avatares de la vida

6º. Amor

7º. Vida espiritual

8º. Personalidad

9º. Muerte

10º. Resumen